Creo que mi hijo es bajo….


Cuando ganar unos centímetros resulta vital

En la mítica película GATTACA (si no la han visto, les recomiendo que lo hagan, es de visionado imprescindible dentro de la ciencia ficción) el protagonista de la historia, Vincent, tiene que luchar de muchas y diferentes maneras para cumplir su sueño. Uno de los sacrificios a los que se somete es al alargamiento óseo de sus piernas con la intención de conseguir ganar unos centímetros de altura. El proceso de elongación de las piernas que se muestra al espectador es largo, tedioso, doloroso… y, desafortunadamente, no dista mucho de la realidad.

Montones de personas con enanismo (en su mayoría acondroplasia) se enfrentan al mismo proceso que Vicent para conseguir un sueño: Llevar una vida normal. 5, 10 ó 15 centímetros adicionales de estatura pueden suponer la diferencia para llegar con facilidad al grifo de un lavabo público, al botón de un ascensor o a la barra de un bar. Todas esas facetas mundanas que ni nos planteamos son un gran obstáculo cuando se miran desde abajo. ¿Cómo es este sacrificado proceso para conseguir aumentar la estatura?.

Aunque existen diversos métodos para el alargamiento óseo de las piernas (que puede hacerse sobre tibia-peroné, fémur o ambos) el más ampliamente utilizado es el fijador externo con tornillos o clavos metálicos (como el que aparece en la película). Bajo anestesia general o epidural, se insertan desde la piel hasta el hueso los clavos/tornillos. Entre estos clavos/tornillos se realizarán pequeñas secciones sobre el hueso, de forma que por cada sección quede un tornillo/clavo por arriba y por abajo. Después los tornillos/clavos se quedarán unidos a un fijador externo.

El principio de funcionamiento de todo este tinglado que recuerda a ciertas tareas de bricolaje o a determinados instrumentos de tortura (según se mire) es sencillo: El hueso, aunque en su mayor parte esté formado por minerales, es un tejido vivo que se está remodelando constantemente. Puede parecer difícil de creer, pero en nosotros continuamente se está produciendo y destruyendo hueso.

Si se crea un pequeño hueco sobre el hueso, éste va a ir poco a poco rellenándose con material óseo, hasta que al final lo tienes todo completamente osificado. Si además de este hueco, tienes unos tornillos o unos clavos unidos a un fijador para ir estirando el hueco a un ritmo similar con el que se va rellenando de hueso (más o menos 1 mm de longitud diario) puedes conseguir alargarlo con mucho mimo y paciencia. De esta manera, en cuestión de meses o años se pueden conseguir bastantes centímetros de longitud, pudiendo llegar (en los casos más extremos) a una longitud extra de alrededor de 30 centímetros si se alargan varios huesos. Al mismo tiempo que se alarga poquito a poquito el hueso también lo van haciendo los músculos, los nervios, los vasos sanguíneos… Dando como resultado final una extremidad alargada en todos sus componentes.

Como se imaginan, el proceso puede acarrear muchas complicaciones, entre ellas infección del hueso (osteomielitis) o de los tejidos blandos de alrededor, hemorragias, lesiones nerviosas, mala osificación del hueso, con frecuencia existe dolor… Además, durante el transcurso de tiempo en el que está colocado el fijador se hace imposible o muy difícil andar, por lo que tras la retirada del dispositivo se hace necesaria la rehabilitación de las extremidades. Si a eso unimos que los costes de la cirugía, del seguimiento con radiografías, los ajustes y todo lo demás son enormes, estas operaciones de alargamiento de extremidades para aumento de estatura se suele reservar para personas con enanismo (estos casos están cubiertos por la Seguridad Social en España).

http://amazings.es/2010/10/28/cuando-ganar-unos-centimetros-resulta-vital/

nota al pie:

ignoro si esto en nuestro caso sirve, pero añadire un comentario …(aunque hay opiniones), a todos los especialistas que hemos preguntado nos contestaron que la hormona de crecimiento es desaconsejable, puede acrecentar otras patologias, y ademas nuestros niños no tienen deficid de hormona.

Anuncios

Publicado por

mpspapas

Papa de dos nenas MPS

2 comentarios sobre “Creo que mi hijo es bajo….”

  1. Esta claro que no es lo mismo medir 1,20 que 1,50…seguro que por muy dolorosa que resulta esta operación la mayoría de personas afectadas de acondroplasia no dudan en someterse a esta intervención.
    En el caso del Morquio,este tipo de intervención no sirve ya que se trata de una displasia ósea generalizada,no como la acondroplasia donde los huesos cortos son los de las extremidades.
    De todas formas en éstas intervenciones de traumatología cada vez se utilizan métodos y técnicas mejores,quizás de aquí a unos años consigan hacer maravillas…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s