HERNIA UMBILICAL


DEFINICIÓN
image
Es una protuberancia (abultamiento hacia afuera) del revestimiento abdominal, o de una porción de los órganos abdominales a través del área alrededor del ombligo.

ETIOPATOGENIA

Durante la vida intrauterina, la pared abdominal está abierta por el ombligo para permitir el desarrollo del intestino. Aproximadamente, en la 10ª semana de gestación, éste regresa a la cavidad abdominal y se cierra progresivamente el orificio. Cuando falla este mecanismo y persiste el orificio aparece la hernia umbilical. Esta persistencia se había relacionado, erróneamente, con la forma en que se ha atado el cordón umbilical.

INCIDENCIA

Es uno de los problemas más frecuentes en la infancia, 1 de cada 6 recién nacido la presentan. Es más frecuente en el sexo femenino, en niños prematuros (un 75% de niños de menos de 1500 gr.) y en africanos (raza blanca /raza negra = 9/1). Con frecuencia acompaña a procesos como el Síndrome de Down, Hipotiroidismo, síndromes metabólicos como la mucopolisacaridosis (especialmente el Síndrome de Hurler) o el síndrome exonfalomacroglosia.

CAUSAS Y FACTORES DE RIESGO

Una hernia umbilical en un bebé es causada por el cierre incompleto del anillo umbilical (músculo), a través del cual pasaban los vasos sanguíneos para proveer de nutrientes al feto en desarrollo.

La hernia generalmente aparece como una pequeña hinchazón bajo la piel que sobresale con frecuencia cuando el niño está erguido, llora o hace un esfuerzo. Dependiendo de la gravedad de la hernia, el área del defecto puede variar en tamaño de menos de uno a más de cinco centímetros de diámetro.

Las hernias pequeñas (menos de 1 cm) usualmente se cierran espontáneamente a los 3 ó 4 años de edad sin tratamiento alguno, pero las que no cierran pueden requerir de una cirugía.

Por lo general, las hernias umbilicales no son dolorosas, son comunes en los bebés y ocurren con una frecuencia ligeramente mayor en los bebés de raza negra. Su incidencia exacta se desconoce, pero puede ser de 1 en cada 6 bebés.

La gran mayoría de las hernias umbilicales no están relacionadas con ninguna afección patológica; sin embargo, pueden estar asociadas con enfermedades raras, como la enfermedad de almacenamiento de mucopolisacáridos, el síndrome de Beckwith-Wiedemann, el síndrome de Down y otros.

SÍNTOMAS

Una protuberancia suave sobre el ombligo
Puede ser plana cuando el bebé está boca arriba y calmado, pero sobresale cuando el bebé se incorpora, llora o hace esfuerzo
SIGNOS Y EXÁMENES

La salida de contenido abdominal, epiplón o intestinos si es de gran tamaño, es más visible a los aumentos de la presión abdominal, como por ejemplo en llorar.

La mayoría de hernias umbilicales son asintomáticas. La salida o protrusión de la hernia no es dolorosa, ni causa ningún problema.

La presencia de una hernia umbilical no hace al niño más susceptible a la aparición de otras hernias.

La valoración de la hernia umbilical no se debe hacer por el volumen que protruye, sino por el diámetro del agujero. La incarceración es muy rara, pero puede producir atrapamiento de una porción de epiplón y dar dolor abdominal y umbilical.

TRATAMIENTO

Más del 90% de las hernias umbilicales que detectamos en lactantes pequeños se han cerrado espontáneamente a los 3 años de edad y el 95% a los 5. Sólo las hernias de un diámetro de más de 2,5 cm tienen pocas posibilidades de cierre espontáneo, por lo que se recomienda la resolución quirúrgica, así como en los casos en que persistan más allá de los 5 años de edad.

La utilización de fajas, esparadrapos y, en general, mecanismos externos de compresión sobre hernia son desaconsejados por inefectivos, y en algunas ocasiones pueden ser perjudiciales, causando laceraciones, irritación o sobreinfección de la piel. En el caso de las niñas, se aconseja, especialmente, el cierre antes de la edad fértil, ya que el aumento de presión intraabdominal durante el embarazo puede complicar la hernia.

EXPECTATIVAS

La mayor parte de las hernias umbilicales se resuelven sin tratamiento a la edad de 3 a 4 años y las que persisten en general se resuelven de forma exitosa con cirugía.

Las indicaciones para la cirugía son:

1.- Complicaciones: incarceración (5,1% de niños con HU se incarceran); y la estrangulación.
2.- En los casos de persistir hernias umbilicales pasados los 3 años si son de gran tamaño y a los 5 años si son de menos de 1 cm. de diámetro.

La reparación quirúrgica se puede realizar de forma ambulatoria (ingreso, intervención y alta el mismo día).

Bajo anestesia general, se procede, generalmente por incisión al pliegue inferior del mismo ombligo, a la resección del saco herniario y cierre del defecto.

En el postoperatorio no suele haber dolor y a les pocas horas el paciente puede duro una actividad normal.

image

COMPLICACIONES

El estrangulamiento del tejido del intestino es una condición seria y requiere de cirugía inmediata (es poco usual).

SITUACIONES DE EMERGENCIA

Se debe consultar con el médico o acudir a la sala de emergencias si se presentan dolores abdominales en un bebé con una hernia umbilical o si la hernia se torna sensible, se inflama o se decolora, particularmente si también se desarrollan signos de peritonitis o de shock.

PREVENCIÓN

No se conoce ninguna medida de prevención. El hecho de atar correas o fajar el bebé no hace que la hernia desaparezca.

http://www.plusformacion.com/Recursos/r/Alteraciones-del-desarrollo-pared-abdominal-Embriologia

Anuncios

Publicado por

mpspapas

Papa de dos nenas MPS

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s