Proyecto Find

La asociación de pacientes MPS España inicia el “Proyecto Find. La importancia de un diagnóstico precoz” para diagnosticar a todos los pacientes afectados por alguna MPS en España.
Madrid, 27 de mayo de 2014.- Nota de prensa.
Las mucopolisacaridosis (MPS) son un grupo de siete enfermedades raras que, en su conjunto, se estima que afectan a 1/22.500 individuos.
En la mayoría de los casos, los síntomas no suelen ser aparentes en el momento del nacimiento y, cuando estos comienzan a hacerse visibles, son susceptibles de ser confundidos con un desarrollo normal del niño. Es decir, que son enfermedades que a simple vista no son fáciles de diagnosticar si no se tiene en cuenta el conjunto de los síntomas en su globalidad, pero en las que el diagnóstico precoz es vital para frenar la progresión de la enfermedad.

Con el objetivo de facilitar el diagnóstico de estas patologías entre los especialistas, principalmente pediatras, la asociación MPS España con el aval de la Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER) y la colaboración del Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela está desarrollando el “Proyecto Find”.

Esta iniciativa consiste en ayudar a los profesionales a identificar a tiempo una MPS.

Para ello, se facilitará una dirección de correo electrónico donde se podrá solicitar gratuitamente un “kit de diagnóstico” que contiene una ficha y las instrucciones para la obtención de muestras de sangre y orina, que serán enviada al Laboratorio del Complexo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela, donde se realizarán las pruebas diagnósticas necesarias para conocer si la persona padece alguna MPS e identificar cuál de todas ellas es.
image
Jordi Cruz, presidente de MPS España, asegura que “este tipo de iniciativas nos permite llegar a los profesionales sanitarios, especialmente a los pediatras. De esta manera, dispondrán de una herramienta que les ayudará en la identificación de los principales signos y síntomas de estas patologías para lograr así un diagnóstico certero y temprano.

En definitiva, es fundamental un análisis precoz de las MPS para conseguir un tratamiento adecuado a tiempo, evitar futuras complicaciones y, en definitiva, mejorar la calidad de vida de los afectados por estas dolencias”.

Inicialmente el diagnóstico clínico de MPS se confirmaba con el análisis cuantitativo de los glucosaminoglicanos ó GAGs (sustancias que se acumulan en las células de los afectados debido al mal funcionamiento de una enzima) en la orina del paciente, pero como no permitía diferenciar los distintos subgrupos dentro de cada enfermedad, se desarrollaron tests más rápidos con gota (de sangre), que están sujetos a la aparición de falsos negativos y falsos positivos.

Por ello, actualmente, se realiza un test enzimático con el que se consigue un diagnóstico definitivo y específico de cada forma de MPS.

Concretamente, las MPSs son un grupo de enfermedades de depósito lisosomal, originadas por errores innatos del metabolismo de los glucosaminoglicanos, también llamados mucopolisacáridos, provocadas por una acumulación progresiva de estas moléculas en los lisosomas de las células y que también se eliminan en grandes cantidades por la orina. Estas acumulaciones son causadas por la deficiencia de las enzimas lisosomales que los degradan, y provocan el mal funcionamiento de los distintos órganos en las que se encuentran. Por ello, sus manifestaciones clínicas suelen ser multisistémicas, es decir, que los síntomas pueden aparecer en varios órganos y sistemas.

Estas patologías frecuentemente afectan al sistema nervioso, provocando retraso psicomotor, deterioro cognitivo y trastornos del comportamiento; al sistema músculo-esquelético con disostosis múltiple (anomalías esqueléticas), contracturas, síndrome del túnel carpiano o/y cifoescoliosis (curvatura anormal de la columna vertebral); otorrinolaringología (catarros y otitis de repetición, hipoacusia, síndrome de apnea obstructiva del sueño); ojos (opacidad corneal, retinopatía); corazón (valvulopatía, miocardiopatía); tejido conectivo (hernias) y rasgos faciales (rasgos toscos) y provocan visceromegalias (aumento de tamaño de los órganos.).

En definitiva, una serie de síntomas que no aparecen de forma homogénea en todos los pacientes y se muestran en diferentes grados de afectación. Por esto, a través de todos los materiales creados para Proyecto Find y que se distribuirán entre los profesionales sanitarios, la asociación MPS España pone acento en ellos para que en el caso de sospecha soliciten la realización del análisis de confirmación.

En definitiva, con el Proyecto Find, se pretende encontrar, como su nombre indica, a aquellas personas que pueden estar afectadas por alguna MPS y que no han sido diagnosticadas, y por lo tanto, tampoco tratadas.

 

Acerca de la Asociación de las Mucopolisacaridosis y Síndromes relacionados (MPS)

10 AÑOS MPS ESPAÑALa Asociación de las MPSs es una entidad declarada de utilidad pública y sin ánimo de lucro que nace en mayo del 2005 fruto de la Asociación Sanfilippo España en 2003, con el fin de asesorar, apoyar e informar a las familias de afectados por este grupo de enfermedades minoritarias.

Formada por un comité científico, asesores médicos, afectados y familiares, sus objetivos son fomentar la investigación científica sobre las causas, desarrollo y terapias para las mucopolisacaridosis y síndromes relacionados; promocionar seminarios, conferencias y actos públicos para favorecer el intercambio de conocimiento científico y divulgación de las enfermedades minoritarias; además de impulsar, en la medida de lo posible, actuaciones de carácter preventivo.

 

http://www.enfermedadesraras-shire.com/expertos-en-mps-reclaman-un-diagnostico-precoz-y-un-abordaje-multidisciplinar-en-el-tratamiento/

Déficit de Hialuronidasa o MPS IX (Natowicz syndrome)

Hasta el año 2001, sólo se había reportado un caso de MPS IX. El trastorno esta causado por la deficiencia de la enzima hialuronidasa.

image

Marvin Natowicz medico genetista en 1996 describe los hallazgos clínicos, patológicos y bioquímicos en un niño con baja estatura y múltiples masas de tejidos blandos periarticularidades que ha comprobado que corresponde a una enfermedad de almacenamiento de ácido hialurónico , debido a una deficiencia genética de hialuronidasa.

Las deficiencias genéticas de la mayoría de las enzimas lisosomales que catalizan la degradación de los glicosaminoglicanos ya se habían identificado previamente con la excepción de la hialuronidasa, una endoglicosidasa lisosomal que cataliza la degradación de ácido hialurónico.

La paciente era una niña de 14 años de edad, quien tenía un historial médico temprano normal excepto por episodios frecuentes de otitis media y un “ganglio” que había sido extirpado de su muñeca izquierda cuando tenía 6 meses de edad. A la edad de 7,5 años, se elimino una masa de tejido blando sobre el lateral de su tobillo izquierdo. Durante el próximo año, las masas periarticulares adicionales desarrolladas implican el segundo dedo proximal derecha, la fosa poplítea izquierda, la rótula inferior izquierda y los maléolos laterales derecho e izquierdo.

A la edad de 9,5 años, la paciente tuvo el primero de varios episodios transitorios  hinchazón dolorosa de las masas periarticulares e inflamación cutánea generalizada. Estos episodios acompañan una enfermedad febril y a una resolución espontánea en un plazo de 72 horas. Entre los 8.5 y los 14 años, su tasa de crecimiento se redujo desde aproximadamente el percentil 15 por debajo del percentil 5, algunas de las masas periarticulares son ampliadas otras nuevas, y persiste dolor en la pierna derecha . Media 145,5 cm de altura (menos de 5 ° percentil) a la edad de 14 años.

Natowicz observo rasgos  craneofaciales ligeramente dismórficos  con un puente nasal aplanado úvula bífida y paladar hendido submucoso. Hubo pleno rango de movimiento de todas las articulaciones sin escoliosis, cifosis, adenopatía o organomegalia.

La resonancia magnética (MRI) de la rodilla izquierda a la edad de 10 años reveló una membrana sinovial nodular, un quiste poplíteo, y un gran derrame articular. La tomografía computarizada (TC) y la resonancia magnética de articulaciones de la cadera a la edad de 12 años demostraron la presencia de masas y erosiones ,también revelaron derrames articulares bilaterales y un posible quiste de la bolsa trocantérea derecha.

El paciente no tenía actividad hialuronidasa plasma, y ​​un experimento de mezcla no aportó pruebas de un inhibidor de la actividad enzimática. La actividad de la hialuronidasa plasma del padre y de la madre de la paciente era de 30% y el 53% de lo normal, respectivamente y  las de sus 2 abuelos también tenían niveles bajos o intermedios de la actividad enzimática. Las concentraciones plasmáticas de ácido hialurónico fueron muy elevados en el paciente, pero normales en el padre y la madre. Las descripciones de la deficiencia de hialuronidasa en esta familia son consistentes con herencia autosómica recesiva.

Natowicz observó que la actividad de hialuronidasa de plasma era normal en 56 pacientes con 25 trastornos de almacenamiento lisosomal diferentes  y no había ninguna elevación marcada de la concentración plasmática de ácido hialurónico en 16 pacientes con otras enfermedades de almacenamiento.

Marvin Natowicz, the medical geneticist at the Cleveland Clinic.
Marvin Natowicz, the medical geneticist at the Cleveland Clinic.

Natowicz sugirio que la acumulación de agregados nodulares de histiocitos alrededor y en las articulaciones puede ser el resultado de la falta de catabolismo de hialuronano por hialuronidasa.

El predominio histiocítico en estos sitios podría ser el resultado de la agregación inducida por ácido hialurónico de los macrófagos. El marcado de almacenamiento intracelular de sustrato y los macrófagos era presumiblemente debido a la internalización mediada por el receptor de hialuronano por estas células, en conjunción con la deficiencia enzimática.

La menor participación de los fibroblastos (de la piel) y, posiblemente, otros tejidos puede ser debida a la internalización menos eficiente de ácido hialurónico, La entrega de ácido hialurónico al sistema linfático, u otras rutas de degradación enzimática o no enzimática. Natowicz afirmó: “Es curioso que los agregados de histiocitos periarticulares causados ​​erosiones óseas detectadas sólo el acetábulo. Los macrófagos activados secretan una variedad de citoquinas que pueden estimular la actividad osteoclástica localizada ‘.

Historia
Ginsburg et al. (1977) describieron un paciente con una forma de mucopolisacaridosis que combina características clínicas y bioquímicas de los síndromes de Morquio y Sanfilippo.

El paciente era un varón de 5 años de edad con estatura baja, retraso mental, pelo grueso excesivo, hepatomegalia, sólo disostosis múltiple leve, e hipoplasia de la odontoides. La córnea no se vio afectada.

Tanto el sulfato de queratano y el sulfato de heparán se excretan en la orina. Linfocitos circulantes teñidas con azul de toluidina mostraron una peculiar metacromasia en forma de anillo subyacente a la membrana de la célula.

A diferencia del síndrome de Morquio, los fibroblastos cultivados acumulan (35) S, y mostraron retraso lavado de (35) S. Sulfato de heparán y sulfato keratan tienen en común un sulfatado N-acetilglucosamina. Sulfatado N-acetilgalactosamina se limita a sulfato de queratán.

natovich clevelan

Ginsburg et al. (1977) se sospecha la existencia de 2 sulfatasas hexosamina, uno (deficiente en MPS IV, o el síndrome de Morquio) específico para el sulfato unido a galactosamina, y uno específico para el sulfato unido a la glucosamina. Aunque indicaron que este último sulfatasa era deficiente en su paciente,

DiFerrante (1980) posteriormente se determino que sulfatasa N-acetilglucosamina-6-sulfato era normal.

El fraude científico en su laboratorio era sospechoso. La designación para el trastorno basado en el artículo de Ginsburg et al. (1977) , mucopolisacaridosis VIII (MPS VIII), se retiró y el MPS siguiente descrito fue designado MPS IX.
http://www.omim.org/entry/601492

http://online.wsj.com/article/SB10001424052748704869304575104061056306450.html

Programa preliminar IX congreso mps 2013

Programa preliminar IX congreso mps 2013
Otorgado el Reconocimiento de Interés Sanitario por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.
Según resolución emitida en fecha 29 de Abril de 2013, Salida nº 349 y Referencia 13/167.07 por el Ministerio de Sanidad, Servicios
Sociales e Igualdad, el IX Congreso Internacional Científico-Familiar MPS España 2013 que se celebrará en Bellaterra (Barcelona) los
próximos días 4 y 5 de Octubre de 2013, ha recibido el Reconocimiento e Interés Sanitario, en aplicación de la Orden del 19 de junio de 1984 (Boletín Oficial del Estado del 2 de julio siguiente).
Solicitada la acreditación a la Comisión de Formación Continuada de las Profesiones Sanitarias por el Sistema Nacional de Salud.

CONGRESO ORGANIZADO POR:
Asociación de las Mucopolisacaridosis y Síndromes Relacionados – MPS España – ENTIDAD DECLARADA DE UTILIDAD PÚBLICA
Telfs. 661.710.152 – 617.080.198 – 93.804.09.59
http://www.mpsesp.org Email: info@mpsesp.org
La organización de este congreso se reserva el derecho de admisión

PROGRAMA NIÑOS
Todos los niños asistentes al congreso dispondrán del servicio de la Guarderia MPS a cargo de los Voluntarios de La Obra Social “La Caixa”. Este servicio es gratuito para todos los niños asistentes al
congreso.
Durante la jornada acompañarán a los niños MPS los perros de terapia de la Asociación “tanamigos”, con diversas terapias y actividades asistidas con perros específicamente asignados con el
objetivo directo de promover la mejoría en las funciones físicas, psicosociales y/o cognitivas y de la integración social.
Jornada de tarde: se realizará una Gimcana con actividades plásticas y sensoriales para todos los niños organizada por los educadores de la Fundació Catalana de l´Esplai.
De 18h. a 20h. juegos y diversión con un personaje Disney muy querido por todos.

…Os animo a compartir vuestras experiencias con los profesionales médicos y familias afectadas en este congreso.

Recibid un gran abrazo.
D. Jordi Cruz.
Presidente de MPS España.
Responsable de Formación e Investigación de FEDER (Federación Española de Enfermedades Raras

Compromiso respiratorio en mucopolisacaridosis.

neumologia pediatricaNEUMOLOGIA PEDIATRICA
Sociedad Chilena de Neumología Pediátric

Dr. Jury Hernández.

Neumólogo Pediatra. Complejo Asistencial Dr. Víctor Ríos Ruiz.

Jefe Unidad de Paciente Crítico, Los Ángeles. Chile.

(…)

ROL DEL NEUMÓLOGO PEDIATRA

El rol del especialista broncopulmonar está dado desde el momento de la sospecha diagnóstica, dado los problemas que muchos de estos pacientes presentan. Dependiendo del tipo de MPS, existen diversas manifestaciones pulmonares, siendo mas precoces en las MPS del tipo I, II y VI; mientras que las tipo III son mas tardías y asociadas principalmente con hipersecreción bronquial, defectos en el drenaje mucociliar, trastornos de deglución y aspiraciones pulmonares recurrentes.
En las MPS tipo IV, el compromiso esquelético es la regla, pudiendo haber complicaciones de vía aérea debida a compresiones extrínsecas, deformaciones torácicas asociadas xifoescoliosis severa. En los pacientes que son capaces de cooperar, la evaluación de la función pulmonar debe realizarse periódicamente, al menos cada 6 meses, especialmente en aquellos que inician alguna terapia ya sea reemplazo enzimático o trasplante de medula ósea. La mejoría de la función pulmonar ha sido uno de los pilares fundamentales como respuesta al uso de estas terapias. Debe existir atención frente al eventual desarrollo de síntomas de obstrucción de la via aérea superior y aparición de apneas obstructivas del sueño, por lo que la necesidad de estudios durante el sueño es fundamental. La indicación de soporte ventilatorio no invasivo nocturno ha permitido que algunos niños normalicen sus estudios de oximetría y sueño.

Contenido disponible en http://www.neumologia-pediatrica.cl

http://www.neumologia-pediatrica.cl/pdf/201381/compromiso-respiratorio.pdf

Trastornos en la respiracion y del sueño en la mucopolisacaridosis.

Artículo Original

Respiratory and sleep disorders in mucopolysaccharidosis

Kenneth I. Berger 1, 11   , Simone C. Fagondes 2, Roberto Giugliani 3, Karen A. Hardy 4, Kuo Sheng Lee5, Ciarán McArdle 6, 7 Maurizio Scarpa, Martin J. Tobin 8, 9 Susan A. Ward y David M. Rapoport 10

(1) Departamento de Medicina, Fisiología y Neurociencia, André Cournand Laboratorio de Fisiología Pulmonar, Bellevue Hospital, New York University School of Medicine, Nueva York, NY, EE.UU.
(2) Departamento de Medicina Pulmonar, Hospital de Clínicas de Porto Alegre, Porto Alegre, Brasil
(3) Departamento de Genética / UFRGS, Servicio de Genética Médica / HCPA y INAGEMP, Porto Alegre, Brasil
(4) Hospital de Niños y Centro de Investigación de Oakland, Oakland, CA, EE.UU.
(5) Mackay Memorial Hospital, Taipei, Taiwan
(6) Hospital de Niños de Birmingham, Birmingham, Reino Unido
(7) Departamento de Pediatría, Universidad de Padua, Padua, Italia
(8) Hines VA Hospital, Hines, IL, EE.UU.
(9) Humano Bio-Energética del Centro de Investigación, Crickhowell, Reino Unido
(10) Departamento de Medicina de la New York University School of Medicine, Nueva York, NY, EE.UU.
(11) Departamento de Medicina, Fisiología y Neurociencia de la New York University School of Medicine, 550 First Ave., Room RR108, Nueva York, NY 10016, EE.UU
(…) este post es un extracto,consulte el articulo original

Abstracto

MPS comprende un grupo de raros trastornos de almacenamiento lisosomal que están asociados con la acumulación de glicosaminoglicanos (GAG) en órganos y tejidos. Esta acumulación puede conducir al desarrollo progresivo de una variedad de manifestaciones clínicas. Oído, nariz y garganta (ENT) y problemas respiratorios son muy frecuentes en los pacientes con MPS y suelen estar entre los primeros síntomas en aparecer. Las características típicas de MPS incluyen obstrucción de vías respiratorias superiores e inferiores y la enfermedad pulmonar restrictiva, lo que puede conducir a la rinosinusitis crónica o infecciones crónicas del oído, infecciones respiratorias recurrentes del tracto superior e inferior, apnea obstructiva del sueño, alteración de la tolerancia al ejercicio y la insuficiencia respiratoria. Esta revisión ofrece una visión detallada de las manifestaciones ORL y respiratorias que pueden ocurrir en pacientes con MPS y discute las cuestiones relacionadas con la evaluación y la gestión.

(…)
La alteración en la mecánica respiratoria

Anomalías múltiples en pacientes de MPS puede reducir la capacidad ventilatoria, que se manifiesta como una reducción de la capacidad vital (VC). Cifoescoliosis y pectus carinatum son comunes y modificar la forma de la pared torácica y la estructura. Excursión del diafragma puede verse comprometida por la ampliación del hígado y del bazo (Buhain et al 1975 ; Giugliani et al 2007 ; Leighton et al 2001 ). Debilidad diafragmática puede ser consecuencia de la compresión de la médula espinal por encima del origen del nervio frénico (C3-C5), pero actualmente no hay evidencia para esta hipótesis.
La función pulmonar también puede verse afectada por la estatura corta y característica displasia esquelética. En los trastornos de MPS asociados con estatura baja (por ejemplo, MPS VI), la altura del paciente es el principal determinante de la VC y mejorar la función pulmonar durante la terapia de reemplazo enzimático (TRE) se asocia frecuentemente con el crecimiento y el aumento de la estatura (Swiedler et al2005 ; Harmatz et al 2010 ).
El efecto combinado de estas alteraciones en la mecánica respiratoria junto con alteraciones respiratorias pueden llevar a una insuficiencia respiratoria.
(…)
Evaluación de la función respiratoria de pacientes con MPS

Evaluación de la anatomía UA
Los sistemas de clasificación para la boca de calificaciones y anomalías UA en MPS incluye una modificación del sistema de clasificación de Mallampati basado en la visibilidad de las amígdalas, úvula, el paladar pilares y suave y un sistema de clasificación de clasificación de hipertrofia amigdalar (Friedman et al1999 ).
La tomografía computarizada (TC) de los espacios retropalatal y retroglossal puede demostrar la reducción en el volumen de la AU en pacientes con MPS (Santamaría et al 2007 ). Múltiples detector de imagen de TC también puede evaluar el tamaño de la vía aérea, la estructura de las vías respiratorias y el parénquima pulmonar (Ingelmo et al 2011 ) (Fig. 3i y j ).

a una imagen de la orofaringe de un paciente con mucopolisacaridosis (MPS II) que muestra  macroglosia e hiperplasia gingival
b lyaryngoscopia imagen normal
c-d laringoscopia imágenes de un paciente con MPS II que muestra una pared gruesa de laringe, hiperplasia amigdalina, y el prolapso de mucosa redundante en aritenoides laríngeo entrada
e-f Las imágenes endoscópicas nasales que muestran inflamación y secreción mucosa anormal en un paciente con MPS VI
normalidad imagen broncoscópica (Cananí et al 2003 )
h-j imagen broncoscópica y TC de un paciente con MPS IV muestra deformidad traqueal y el estrechamiento
k-l típicos frontal y lateral radiografía simple de tórax de un niño con MPS II que muestra anormalidades esqueléticas y la presencia de una traqueotomía, y posiblemente cambios infecciosas en los pulmones (sombra brumosa en la zona inferior derecha del frontal imagen)
Los cambios dinámicos en la vía aérea durante la respiración pueden ser evaluadas utilizando la endoscopia flexible (Fig. 3a, b, c, d, e, f, g y h ).
Examen con fibra óptica se realiza preferentemente en posición sentada, lo que requiere menos apoyo ventilatorio que la posición supina.
Las anormalidades faríngeas y laríngeas se pueden clasificar en función del nivel de alteración de la mucosa (comunicación personal del Dr. A. Keilmann).
Los sistemas de clasificación basados ​​en la hipertrofia de adenoides y la obstrucción de la apertura de coanas y ostium tubárico existen para evaluar la obstrucción de la cavidad nasal (Cassano et al2003 ; Josephson et al 2011 ; Parikh et al 2006 ).
Las radiografías simples de los tejidos del pecho, la espina dorsal y blandos del cuello puede mostrar obstrucción de vía aérea, atelectasia, cambios esqueléticos que causan enfermedades restrictivas y / o compresión de la médula espinal (Fig. 3k y l ).
La resonancia magnética puede proporcionar información sobre los cambios del esqueleto, pero tiene una utilidad limitada para evaluar parénquima pulmonar. Conseguirla en pacientes de MPS puede ser un reto. La sedación puede ser necesaria en pacientes jóvenes o poco cooperativos, aunque pueden surgir complicaciones debido al alto riesgo anestésico (Walker et al 2012 ).
Manifestaciones de mucopolisacaridosis (MPS) que pueden afectar la función respiratoria .
Su prevalencia en un estudio que incluyó 21 pacientes con MPS I, II, IV, VI y VII.
Adaptado de Semenza et al (Semenza y Pyeritz 1988 ), con permiso de Williams & Wilkins
% De los pacientes (N = 21)
Airway estrechamiento
La hipertrofia de amígdalas / adenoides
67
Macroglosia
57
Obstrucción nasofaríngea
86
Estrechamiento supraglótica
92
Estrechamiento Infraglottic
62
Enfermedad pulmonar
Defecto obstructiva
71
Atelectasia focal
35
Neumonía recurrente
40
Marcas intersticiales
24
Hipoxemia arterial despierto
57
La hipoxemia arterial dormido
100
La apnea del sueño
Central
0
Obstructivo
89
Deformidad de la columna vertebral toracolumbar
Escoliosis
67
Hipercifosis torácica
62
Hiperlordosis lumbar
38
Gibbus toracolumbares
57
La participación de la columna cervical
Columna cervical subluxación
68
Odontoides hipoplasia
69
Compresión medular
63
(…)
Conclusiones
La alta prevalencia de ENT y las manifestaciones respiratorias en pacientes con MPS, su gravedad y su aparición a principios de la evolución de la enfermedad determinan que la evaluación y el seguimiento de estos problemas es muy importante. Dado que los pacientes asintomáticos pueden haber graves alteraciones de la función pulmonar, enfermedad pulmonar puede pasar desapercibida durante años sin un examen adecuado. Sin embargo, la medición de la función pulmonar en pacientes de MPS sigue siendo un reto importante debido a la complejidad de la enfermedad y la falta de datos sobre la “función pulmonar normal” en estos pacientes. Sin embargo, el seguimiento longitudinal de valores absolutos puede ser útil para el seguimiento de la evolución de la enfermedad respiratoria en un paciente individual. Las guías actuales de manejo para MPS I y VI MPS tanto, recomendamos las pruebas de función pulmonar en el diagnóstico y cada 6-12 meses después (Giugliani et al 2007 ; Muenzer et al 2009 ).
Esta opinión se ha ocupado de los mecanismos fisiopatológicos subyacentes a las manifestaciones respiratorias en los diferentes tipos de MPS. Además, las oportunidades para mejorar la evaluación de la función pulmonar en estos pacientes fueron destacados. Una evaluación más sofisticada debe ayudar a determinar los mecanismos que subyacen a los efectos de la TRE en la tolerancia al ejercicio, VC, y el FEV1.
Agradecimientos
Los autores agradecen a Ismar Healthcare NV por su ayuda en la redacción del manuscrito, que fue financiado por BioMarin Pharmaceutical Inc.

MORE ABOUT SPECIFIC LYSOSOMAL DISEASES…

Algunos de los muchos trastornos de almacenamiento lisosomal.

Lisosomales

Enfermedades de almacenamiento lisosomal [LSDs] son un grupo de más de 40 trastornos que resultan de mutaciones en los genes que codifican las enzimas lisosomales o proteínas que interactúan. Estas mutaciones genéticas luego dar lugar a dismetabolismo enzima como consecuencia de la inactivación o disminución de la función. La actividad enzimática alterada conduce a una acumulación progresiva de sustancias no degradadas en los lisosomas de la célula. Este almacenamiento se cree que poner en peligro la función celular y conducen a la muerte celular eventual. Las características clínicas de los pacientes se puede atribuir a este almacenamiento, la velocidad y extensión de la deposición y la disfunción celular resultante. Los síntomas clínicos afectar a muchos órganos y son muy variables.

El espectro clínico de estos trastornos es amplio, incluyendo las variaciones en la edad de inicio, severidad de los síntomas, órganos y sistemas involucrados con efectos variables sobre todo del sistema nervioso central.Muchos de los trastornos lisosomales tienen fenotipos que han sido reconocidos como infantil, juvenil y adulto. En general, la expresión fenotípica depende de órganos específicos de umbral y expresión enzimática residual.El umbral puede variar en diferentes tejidos, ya que se ve afectado por el flujo de sustrato, renovación de las células y las demandas metabólicas.

Aunque la actividad enzimática residual puede variar hay poca correlación genotipo-fenotipo que ha sido reconocido. Muchos de los trastornos lisosomales tienen rasgos característicos o punzón pero las presentaciones atípicas son comunes y el diagnóstico debe establecerse con ensayo bioquímico específico o por análisis mutacional del ADN.

El diagnóstico bioquímico se puede realizar en una variedad de tejidos incluyendo el plasma sanguíneo, wbc], orina y / o fibroblastos de la piel. Por sólo unos pocos trastornos raros no hay pruebas disponibles de laboratorio clínico. El diagnóstico prenatal de la mayoría de los trastornos lisosomales se puede hacer mediante ensayos enzimáticos, molecular o de amniocitos EM / muestras de vellosidades coriónicas.

Paneles de detección para recién nacidos se están ampliando para incluir muchas de las enfermedades lisosomales como las tecnologías de alta sensibilidad, capaz de analizar pequeñas cantidades de muestra, se han desarrollado. El asesoramiento genético es esencial para ayudar a los pacientes y sus familias con una comprensión de la genética de la herencia modo, el análisis de riesgo genético, la educación y la enfermedad de orientación de apoyo.

El tratamiento médico de estos trastornos a menudo requiere la coordinación de muchas especialidades médicas. Aunque no existe una investigación activa en posibles terapias dirigidas a ameliorization del defecto primario en estos trastornos, el tratamiento suele ser sintomático. En un número creciente de los trastornos lisosomales, sin embargo, los recientes avances y continua en trasplante de médula ósea, la terapia de reemplazo de enzimas, la inhibición de sustrato y terapias de moléculas pequeñas han comenzado a alterar el tratamiento y la historia natural de estos trastornos. Interés intensa investigación y esfuerzos se han dirigido a la terapia génica y / o terapias con células madre.

Trastornos de almacenamiento lisosomal se clasifican de acuerdo con el tipo de sustrato que se almacena en el lisosoma y la función lisosomal que se ve afectado.

La clasificación puede hacerse en los principales grupos :

Mucopolisacaridosis

  • MPS I – Hurler-Scheie
  • MPS II – Enfermedad de Hunter
  • MPS III – Enfermedad de Sanfilippo
  • MPS IV – Síndrome de Morquio
  • MPS VI – Síndrome de Maroteaux-Lamy
  • MPS VII – Síndrome de Sly

Esfingolípidos

  • Gangliosidosis GM1
  • Tay-Sachs
  • Sandhoff
  • La enfermedad de Fabry
  • La enfermedad de Gaucher
  • Faber enfermedad
  • Leucodistrofia metacromática
  • Enfermedad de Krabbe
  • Niemann-Pick, tipo A o B

El glucógeno

  • Pompe

Oligosaccharidoses

  • Fucosidosis
  • Manosidosis
  • Sialidosis tipo I
  • Aspartylglucosaminuria
  • Schindler enfermedad

Transporte de colesterol

  • Ceroidolipofuscinosis Neuronal
  • Niemann-Pick – Tipo C
  • Enfermedad de Wolman

Mucolipidosis

  • Mucolipidosis – Sialidosis
  • Mucolipidosis II
  • Mucolipidosis III – Pseudo-Hurler Polydystrophy
  • Mucolipidosis IV
  • Deficiencia de sulfatasa múltiple
  • Galactosialidosis

Otro

  • La cistinosis
  • Salla enfermedad